domingo, 17 de julio de 2016

Queme después de leer

Últimamente he pedido demasiadas disculpas por sentirme como me siento.
Lo siento, por esto.
Lo siento, por aquello.
Lo siento, lo siento, lo siento...
Pero en la vida uno no debería disculparse por eso: por sentir.
Una de las cosas más libres que puedes hacer es sentir,
es llenarte el corazón con miniedades,
de arrecheras,
de alegrías,
de tristezas.
Y entonces a uno se le llenan los ojos de lágrimas porque piensa que no es así como debería sentirse,
que estas equivocado una vez más
o que ya no hay nada más.
y entonces a uno se le llenan los ojos de lágrimas y no logras saber qué hacer
todo te da vueltas
y no encuentras salida.
Y lloras, lloras, lloras, hasta que no queda nada
y todavía no sabes dónde estás
y te disculpas con el mundo
en vez de disculparte, todo este tiempo, contigo mismo.

miércoles, 9 de marzo de 2016

Mar

Hay días que me invade el océano por dentro
y quiero llorar como si no hubiera mañana.
Hay días en que me dejo llevar por las olas
y me vuelvo naufraga de mi propia tristeza.
Hay días que soy valiente, trago fuerte
y me alejo de la orilla.

Una parte de mi cree que soy hija del agua
y por eso lloro
para recordar de donde vengo.
Una parte de mi cree que solo lloro por la soledad que tienen los extraños.

jueves, 25 de febrero de 2016

Dedicado

Es raro ver a esa persona con la que compartiste millones de cosas,
compartir con alguien más.
No voy a decir es que "uno no se da cuenta de lo que tiene hasta que lo pierde" porque siempre he sabido lo que he escogido, lo que más me gustaba de ti y lo que no; solo que a veces las cosas no funcionan tan bien como uno desearía.
Extrañarte y sentir ese hueco en el estómago al ver tus fotos no significa que quiera volver contigo, solo significa que todavía siento algo por ti, aún te quiero y no lo dejaré de hacer.
No te pude querer más porque mis órganos no creo que tengan sentimientos, pero te quise con todo lo demás que se dejó.
Capaz me importes más de lo que deberías pero así soy yo, yo siempre veo hacia atrás.

miércoles, 10 de febrero de 2016

Él no tiene ni pies ni cabeza, creo que solo existe en mi imaginación.
Su cara es pixelada al igual que sus abrazos.
Hablamos todas las noches sobre el qué será y el qué no será,
sobre castillos y cuerdas de saltar,
sobre tantas cosas que pierdo la cuenta.
Me gusta tanto que he pensado varias veces en hacerlo realidad,
o en quedarme con él dentro de ese mundo que juntos creamos.
Una parte de mi piensa que él podría ser el indicado,
- y hay veces en que le creo a esa parte -
que él podría sacarme de mis delirios,
que él podría,
que él...
Pero no lo sé.
Es una disyuntiva que hace que me coma las uñas y diga su nombre.
Quisiera haber soñado antes con él, quisiera tantas cosas
pero sé que nada es posible
y esa es la parte triste de la historia.

Mentira, hay algo peor... Esperaría por él porque estoy enamorada de un sueño.

sábado, 12 de septiembre de 2015

Explorador

Todo está muy brillante,
el sol está en su pleno apogeo.
Una sombra se desdobla en mi ventana.
Es ella.
Me quedaré callado para así poder observarla mejor.
Está bailando, siempre hace eso en las mañanas.
Mueve sus caderas al ritmo de la música que suena en su cabeza,
mueve los brazos,
acaricia su cuerpo,
¡Qué hermoso baila!
Se está desnudando
parece no entender que estoy despierto.
Poco a poco se va quitando la ropa.
Su dulce trasero aparece desnudo a contraluz,
no logro ver más allá de su sombra,
pero me deleito con cada probada que la luz me da.
Sus senos, ¡oh, sus senos!
Pequeños gotas que caen como el agua de una cascada,
el agua que a mi ser revitaliza.
Amo cada parte de ella, 
desde su delicada sonrisa, 
pasando por su vientre plano lleno de constelaciones
hasta los dedos de sus pies. 
Ella lo sabe.
Sabe que disfruto verla desnuda, 
sabe que disfruto tocarla, 
sentirla, 
besarla.
Sigo deleitándome a escondidas con sus dulces pasos de baile.
Veo cómo se mueve su cabello,
que con los rayos de luz, que se calan por la ventana,
se vuelven dorados.
Ella es como la miel, 
suave,
dulce,
espesa,
la amo toda con mi paladar.
Me levanto sumido en mis pensamientos.
La tomo entre mis brazos, 
la deseo.
Siento su piel caliente bajo mis dedos, 
la acaricio toda y a ella le gusta.
Escucho su ronronear en mi oreja,
me gusta sentirla así de cerca.
La acuesto en la cama suavemente
y empiezo a navegar por las estrellas que visten su piel.
Una, dos, tres, cuatro, veinte, treinta...
Y así me voy perdiendo cual explorador en nuevas tierras, 
buscando cuevas, 
cascadas, 
cuencas

y soles.


Recuerdo tus ojos en mi mirada perdida.
Recuerdo tus manos tomando mi mundo.
Recuerdo tus labios, tan suaves que me hacían cosquillas.
Te recuerdo tan perfectamente que ya te había olvidado.
La vida da muchas vueltas y yo pensé que te habías ido,
pero no,
estas ahí.
¿Seguirás ahí?
Estaba enferma... Estoy enferma
de ti
de tus recuerdos
de quien éramos
uno, eso.
Estoy en el mismo lugar, o quizás en un o diferente. No lo sé.
Todavía no estoy segura.
Me siento un poco distraída por el ambiente.
Me siento un poco perdida.
Todo es un poco nuevo. No he mirado atrás.
Estoy intentando una nueva forma de vivir; ojalá funcione.

miércoles, 24 de junio de 2015

Desaparecer en un sueño

Te contaré un sueño que tuve.

Fue un viernes, era tarde.
Me acosté a dormir llorando, no recuerdo muy bien el por qué.
En mi cabeza sonaba una canción pegajosa que me hace viajar,
me hace soñar con lugares lejanos.
Cerré los ojos y lo primero que vi fue tu cara.
Tus ojos eran pequeños pero había algo familiar en ellos.
Me viste y te sonreiste, sabías que estaba allí por ti.
Me tomaste entre tus brazos e hiciste una casa con ellos.
Se sentía cálido, se sentía como un hogar.
Comenzamos a movernos al ritmo de la canción que sonaba en mi mente.
Todo era perfecto.
Las estrellas comenzaron a brillar y a bañarnos con su luz.
Nos acostamos en la grama para ver las estrellas.
Me contaste sobre ti, sobre tus sueños, sobre quien querías ser.
Te conté sobre mis miedos, mis llantos y mis risas.
Tomaste mi mano entre la tuya
y me besaste.
Todo mi cuerpo se estremeció,
fue como una descarga eléctrica.
Fue como volver a mi cuerpo después de estar perdida mucho tiempo.
Fue volver a casa.
Fue desaparecer completamente.

Naufraga

Estoy en un lugar donde jamás pensé regresar.
Me ahogo como un naufrago a medio camino de llegar a la orilla y
solo puedo ver todo lo que espero lejos de mi.
Veo tus pecas como estrellas en el cielo,
solo puedo contarlas.
Este sentimiento me carcome por dentro,
poco a poco.
Una vez estuve aquí.
En unas escaleras, en un cuarto, en un carro,
esperando.
La verdad, tengo miedo.
No logro sacar esa sensación de dentro de mi pecho.
Las ganas de llorar se juntan y juegan a las escondidas;
ellas vienen y van.
¿Por qué? ¿Por qué a mi?
Ya estoy cansada, agotada,
pero ya no hay mucho que pueda hacer
sino dejar que la marea me lleve.
Dejaré que me lleve junto con mis lágrimas
y mis ganas de ser.
Dejaré que tal vez me lleve a la orilla
o me deje acostada en la arena de otra isla.
Dejaré que me ahogue entre sus olas.
Me dejaré llevar.
Veremos qué sucede.
Veremos si te encuentro.

lunes, 20 de enero de 2014

A box full of memories

¿Acaso ya llegamos a la parte donde nos damos por sentado?
Donde la distancia va creciendo entre los dos y terminamos siendo extraños
donde prefieres estar con otras personas que conmigo
donde ya no me siento especial para ti 
donde uno de los dos quiere dejar de intentarlo

Me siento confundida

Lo único que se me viene a la cabeza es si soy suficiente o no 
que te aburriras de mi 




entonces soy yo el problema  
llevamos cuatro meses y este ultimo lo que hemos hecho es pelear 
y por mi culpa 
que pasa?

Estoy intentando estar a tu nivel 
de gustarte más 
pero no sé qué me falta 


hoy es de esos días 
donde me doy cuenta 
que el miedo 
me consume.

Last night

Anoche, mientras estaba acostada a tu lado,
sentí algo..
Fue una sensación conocida,
un movimiento de corazón que ya conocía.. 

Anoche, mientras estaba acostada a tu lado, 
una lágrima corrió por mi mejilla. 
Me di cuenta de cuán feliz soy contigo. 

Anoche, mientras estaba acostada a tu lado, 
tus ojos me miraron y me sentí viva por dentro, 
sentí que era real y que podía respirar.. 
Tus ojos se posaron en los míos, 
¡Qué hermosa sensación!

Anoche, mientras estaba acostada a tu lado, 
recordé que todo ha sido con calma, 
todo al momento debido
o así es como lo siento yo. 

Anoche, mientras estaba acostada a tu lado, 
tus manos se pasearon por mi cabello,
se enredaron en él 
e hiciste un nido para tu amor.

Anoche, mientras estaba acostada a tu lado,
el mundo se desvaneció.

Solo quedamos tú, yo, y un te quiero que se escondía entre mis labios.

is all of this karma?
if it is, haven´t I suffer enough?

I feel like I'm broken inside,
like I don´t know where else to go
and the fear is consuming me,
bit by bit,
inch by inch.

I feel a deep hole where my heart should be.
I don´t understand you,
what do you want from me?
who are you?

WHAT´S GOING ON?

is it me?
is it you?
is it US?

I feel like sometimes we are meant for each other
but others like this is some sort of theatrical situation that I made up

Please talk to me,
explain me what's happen between us
because I love you
and I am scared of losing you.

Se siente como un gran hueco

Sinceramente, creo llevarme mejor con la frustración que con el propio amor a la hora de escribir.
Me siento libre de decir cuanta barbaridad se me pase por la mente,
como, por ejemplo, esta que cargo encima.
Nunca me había sentido tan poco suficiente.
Jamás.
Siempre fui una persona humilde que sabía sus límites,
y con él
no se,
me siento poco para él,
no poco para mi,
sino para él.
Veo a su alrededor y hay gente mejor que yo
¿Qué hace conmigo?
o ¿Por qué hace lo que hace?
No entiendo.
¿Querrá escapar?
Frustración maldita que me carcomes el alma.
No sé qué pensar...
Es como si coqueteara con ellas
y yo aquí sentada
solo queriéndole a él
¿Qué hago?
Llorar.. que más me queda...
No quiero esto,
No quiero ser infeliz.
Creo que he perdido la confianza en mi
y por ello no logro confiar.

¿Karma?

jueves, 16 de enero de 2014

¡Por Dios, de algo me tengo que morir!

Ya no encuentro salida a este laberinto.
Cuando pensé que sería fácil de escapar,
se hace más estrecho.

Quiero desmayarme y así no volver más nunca en mí,
no ver a nadie jámas.
Irme, perderme, olvidarme.
Quisiera poder  recostarme a tu lado y oler tu cabello.. Sé que huele bien, huele a ti.
Quisiera enterrar mi nariz en tu cuello y quedarme allí para siempre.
Quisiera dormirme en tu pecho con los latidos de tu corazón.
Quisiera tantas cosas, te quisiera a ti.

No te vayas de nuevo.
Tu compañía, me hace... feliz.
Me hace sentir avergonzada, tímida y feliz.

miércoles, 19 de junio de 2013

A veces, solo a veces, quisiera poder desaparecer.
Irme lejos,
tal vez a tocar la arena y mirar el mar ir y venir tan fácilmente,
subir a una montaña y ver la ciudad o
quedarme en una nube y olvidarme de todo.
No recordar quien soy.
A veces, solo a veces, quisiera poder ser invisible,
lograr olvidarme de todo
y que todo me olvide.

miércoles, 9 de enero de 2013

Vayamos directo al grano, solo quiero jugar un rato.

Tengamos sexo, solamente eso.
Ese juego carnal que los buenos pecadores entienden.
Ese sexo sucio y apasionado de una sola noche.
Nada de pláticas de cómo va tu vida o cómo va la mía.
Quiero que tus labios ahoguen mis quejidos y tus gemidos atiborren la habitación.
Quiero ver tu cara llena de placer y tus ojos viajando a otra órbita, una lejana. 
Tus manos buscando placer en mi cuerpo, que se aferren a mi piel, atrapándome en ti. 
Que sientas que estamos tan cerca que duela. que desees más y más hasta que ya no puedas.
Que recuerdes todo lo que un día fue, que el corazón palpite fuerte pero que no olvides lo que esto es.  

La verdad es que sólo necesito ese vacío que hay entre los dos para olvidarme de quien eres, de lo que fuimos. 

Cierra los ojos, siente el vaivén del mar, el silencio de la noche y el resplandor de la luna.
Cierra los ojos, sumérgete en ese momento, piérdete en él...
Déjate borrar para no verte ahora, para no verme siempre. Bórrate, desaparece.
Encuentra la paz.

Me recosté en el frío piso,
sentí cada vello de mi cuerpo erizarse por aquella dulce caricia. La música invadía el lugar, los acordes, las voces, el eco chocaba con mis oídos.

Mis párpados eran pesados y la oscuridad me invadía, me tomaba entre sus brazos y me sumergía en la desesperada calma, haciéndome recordar.
Tú.


viernes, 16 de noviembre de 2012

Círculo vicioso

Te extraño,
pero es extraño extrañarte.

Porque eres como una necesidad incesante,
intermitente, 
que aparece cuando menos me lo espero,
me toma por sorpresa
y todo esto se me hace ajeno y
extraño.

Hasta puedo decir que eres como ese sentimiento 
constante
que no se va 
aunque apague la luz.

Estas ahí
del otro lado de la cama, 
esperando, 
¿Qué?
Aún no lo sé.
Tus ojos no me dicen mucho. 
solo me miran, 
me miran incesantemente, 
sin parpadear.

Estas ahí 
cuando despierto,
cuando me cepillo los dientes,
pero te vas si me pongo a pensar en otras cosas,
en la universidad, 
en las pinturas, 
en el cielo azul,
en el qué hacer;
mas si pienso en la vida,
te devuelves.

Círculo vicioso.

miércoles, 7 de noviembre de 2012

Noche

Tus dedos rozan mis labios,
sabes que estoy despierta.

La noche es fría y oscura,
me abrazas.

Me haces parte de tu pecho.

Deslizas tus manos por mi cabello,
por mi cara,
por mi cuello.

Se siente tan real.

Me besas,
me besas apasionadamente.

Tu calor nos funde
y el frío nos amolda.

Siento como mi cuerpo se derrite,
se vuelve uno con el tuyo.
.